Etiquetas

sábado, 17 de noviembre de 2018

El verdadero amor del poeta.

En muchas ocasiones, cuando leemos sobre algún personaje, historia o acontecimiento histórico, siempre hay algo que llama especialmente nuestra atención si nos gusta el tema, pero, cuando en esa historia aparece un amante del mundo animal como fué Lord Byron, la cosa se vuelve aún más especial.
Os comparto un relato que ha fluído solo de mi mano, como esperando a que lo empezara, y que he dedicado a ese gran poeta romántico con un fuerte lado perruno .
Este pequeñito que veis aquí tiene ya cuatro añitos, como pasa el tiempo... Con lo pequeñito que era y ahora es el perro de los Baskerville. ¡Primo lejano del perro de mi historia!

EL VERDADERO AMOR DEL POETA.


El viento de Londres era frío y húmedo, y por si fuera poco, una ligera lluvia empezó a mojar la calle de arena. Sin duda se trata de una ciudad bella pero, por desgracia, no había tenido el tiempo necesario para disfrutarla como merecía. Aunque, pensándolo fríamente, tampoco me sentía con el derecho de quejarme…

lunes, 22 de octubre de 2018

La inspiración de Roma.



     Una de las épocas más emocionantes, interesantes e inquietantes de la humanidad, fue sin duda el renacimiento. Durante los siglos XV y XVI la cultura nacía a raudales en cualquier rincón de la península italiana, en el que cuyos artífices tenían ya nombres propios: Botticelli, Leonardo, Bernini… Decidme, ¿qué es lo primero que se os viene a la cabeza al leer estos nombres? ¿Quizá dibujos? ¿Bocetos? ¿Obras de arte de valor incalculable? ¿Pequeños estudios con olor a pintura?  Sin duda, el legado de arte que nos dejaron estos personajes es valiosísimo pero, desde luego, creo que otra parte igual de importante en su historia es, también, la crónica de sus celos.
     Hoy en día sigue produciendo una emoción especial, emoción que yo misma sentí hace solo unas semanas, al levantar la mirada hacia ese brillante y colorido techo de la Capilla Sixtina. O en el Louvre, allí donde se encuentra uno de los cuadros, o mejor dicho, el cuadro más famoso del mundo, La Guioconda. Su autor, Leonardo Da Vinci, era un hombre de manías, pulcro, aseado, seguramente con porte de aristócrata, pero sin duda, y a parte de todo eso, fue un adelantado a su tiempo, un buscador incesante del alma natural de las cosas. Leonardo era un hombre en el que todos se fijaban, al que todos admiraban, hasta que a principios del siglo XV surgió otro genio, el considerado por algunos como el mejor escultor de la historia, Miguel Angel Buonarroti.
    No es sabido por muchos el detalle de que estos dos personajes fueron auténticos antagonistas, el uno en la vida del otro, y no fueron pocos los testigos de la enemistad entre ambos. Por eso, por indagar esos detalles de la historia que tan curiosos me resultan de conocer en mis viajes, no me centraré en sus obras en estos relatos, sino en la envidia que algunas de las mentes más extraordinarias de nuestra historia se profirieron unas a otras.

lunes, 17 de septiembre de 2018

"¡Palabra de monstruo!" Capítulo III.


 CAPITULO III

Cassius llegó al aeropuerto de Stansted a las 8:55 de la mañana. Estaba incómodo y dolorido por la estrechez del asiento del avión pero, gracias al poco tiempo que había durado desde Madrid, lo soportó bien.

Atravesó la terminal cargando con su pequeña maleta de mano repleta de periódicos junto a las pocas pertenencias que había necesitado mientras vigilaba el hospital. La mayoría del resto de viajeros que se cruzaba en su camino no pudo evitar volverse para observar mejor a aquella figura bajita de aspecto siniestro. Pero él ni siquiera se molestó en devolver una sola mirada, mejor así. Por suerte, los militares que rodeaban el recinto, ya que en aquellos momentos era el único aeropuerto inglés disponible a causa del temporal de nieve, se centraban más del paso de  los pasajeros de las naves que acababan de aterrizar, todo con el fin de que no pisaran partes de una terminal destinada a aviones militares.

viernes, 7 de septiembre de 2018

"¡Palabra de monstruo!" Continuación, capítulo II.


¡Muy buenas tardes a todos!
Hace unos díascompartí con vosotros el comienzo de la última historia que escribí, pero dado a lo cortita que ha resultado (no es más que un relato largo), me gustaría ir compartiéndola con vosotros poquito a poco, por capitulos, jijijijiji, era algo que nunca había hecho y me hace ilusión. Nunca había compartido un relato seriado, ¡y la verdad es que será una uena manera de saber si logro enganchar a los lectores! Espero que os intrigue un poquito más el saber un poquito más de esta historia. 
¡La semana que viene, el próximo!

lunes, 27 de agosto de 2018

¡Palabra de monstruo!

¡Hola a todos!
Hoy os traigo el primer capítulo de la nueva historia que he sacado de mi cabeza; ¡Palabra de onstruo! Una historia que más que una novela no ha dejado de resultar más que un relato corto, pero bueno, como muchos me decís, lo bueno y breve, ¡dos veces bueno! Esta historia puedes leertela de una sentada, que al fin y al cabo eslo que pretendo con mis relatos, sigo creyendo que así la historia impacta más en el lector.
Este relato, muy probablemente, es el primero que se me ocurrió, pero entonces era sólo una niña impresionada tras haber visto un reportaje sobre el primer trasplante de corazón de la historia, realizado por el cirujano Christian Barnard y su equipo, en diciembre de 1967. Esas imágenes y esos testimonios que pude ver, inspiraron algo en mí, mezclando el miedo con la fascinación en mi cabeza como si se tratara de una coctelera.
No sé por que he tardado tanto en escribirla, quizá no era su momento y tenía que ver la luz ahora, no lo sé... El caso es que, ¡aquí está! Os dejo de momento el primer capítulo mientras termino de prepararlo por completo. Esta obra estará llena de ilustraciones, las mismas que formó mi imaginación de ocho años. Espero de todo corazón (nunca mejor dicho) que os guste.

Uno de los personajes de esta cortita novela, Cassius. Este monstruo llevaba rondando por mi mente más de veinte años, hasta que finalmente he logrado sacarlo, ya ha dejado de atormentarme... A lo largo de la obra podréis conocerlo un poquito más, a él, y a sus cuatro hermanos.

miércoles, 22 de agosto de 2018

El viaje de los corazones rotos.

Hacía tiempo que no volvía a Japón, ¡y la verdad es que me apetecía muchísimo! Espero que ese sueño se haga realidad algún día, no muy lejano... Mientras sigo con mis sueños...
Esta vez me he dejado llevar por el valor de la amistad, lo que debe de significar, y significa, encontrar en este complejo mundo a alguien que, pase lo que pase, siempre estará a tu lado, en lo bueno y en lo malo, además de que, a pesar de los años que pasen, del tiempo que puedan llevar sin hablarse y sin saber el uno del otro, lascosas vuelven a encajar perfectamente cuando se vuelven a juntar, porque la verdadera amistad es para siempre. a lo largo de nuestra vida, con suerte, tedremos la oportunidad de conocer a varias de estas personas, las cuales podremos contar perfectamente con los dedos de una manos, en mi caso soy afortunada de haberme topado con una de ellas.
El que tiene un amigo, tiene un tesoro, ¡y que verdad que és! Este relato se lo quiero dedicar a esa persona especial en mi vida, esa que, a pesar de todos los años que hace que nos conocemos, entre nosotros no ha cambiado nada, al contrario, ¡todo se ha hecho más fuerte! Quisiera dedicar este relato a mi amiga Rocío Mora Martín. Amiga, en alguno de mis sueños, nuestra amistad ha sido igual que la de las protagonista de nuestra historia... Así te quiero.
Por supuesto, en este relato ambientado en Japón (guiño a nuestro eternamente amado Sailor Moon) tampoco faltará la parte sobrenatural. ¡Disfrutadlo!

EL VIAJE DE LOS CORAZONES ROTOS

¿Quién es? ¿El otra vez?
Mierda,  Mei y su especial cualidad para pillarte en los momentos menos oportunos…
—No, ya hace dos días que no me llama… —dije escondiéndome el móvil, pero antes de que me diera tiempo a hacerlo, mi amiga me lo quitó de las manos con un movimiento tan rápido que hasta me sorprendió.
—A ver, ¿qué mirabas? —dijo mientras deslizaba el dedo por la pantalla con toda su poca vergüenza—. ¡Ohhh! El balneario de Kinokuniya… —De pronto, y como si se hubiera dado cuenta de algo importante, se calló y me miró, clavándome esa también típica mirada suya de “lo siento, he metido la pata”—. Perdona… ¿Pensabas ir con él? Me han dicho que es un lugar bastante romántico.

domingo, 12 de agosto de 2018

Ranas eléctricas.


¡Buenas tardes a todos! 
Hoy vuelvo a compartir con vosotros un relato que ya escribí hace tiempo. Ya lo había publicado en el blog anteriormente, pero no está mal refrescar algunos escritos, sobre todo de esos que tanto les han gustado a mis lectores.
Esta no es una historia que haya salido de mi cabeza, sino una recreación por mi parte del que fué el nacimiento de uno de los personajes más conocidos e inmortales de la literatura universal, y el comienzo de la prometedora carrera de una escritora británica nacida para manejar una pluma. Es curioso como el destino de algunas personas está ligado a algo que no existe para ellas hasta un momento determinado de sus vidas, ¿verdad? 
¡Espero que volváis a disfrutarlo!